Copyright © 2008 Aborgama

TRATAMIENTO DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

SELECCIÓN DE TECNOLOGÍA

El tratamiento de los Residuos Hospitalarios se realiza mediante el proceso de autoclavado que significa que los residuos se exponen a altas temperaturas mediante la inyección directa de vapor saturado a presión para destruir todas las formas de vida.

Esta tecnología fue seleccionada en base a investigaciones que demostraban que los países que estaban a la vanguardia en el tratamiento de residuos contaminantes iban erradicando el sistema de incineración debido a una oposición muy fuerte a esos procedimientos por su impacto ambiental y socia. Los estudios que demostraban el alto poder contaminante de los gases generados mediante la incineración llevaron a los órganos ambientales de esos países a la imposición de estándares cada vez más restrictivos para las emisiones gaseosas. Esto llevaba a que el control de las mismas aumentara los costos de funcionamiento en una forma desmesurada, y se encontró que había sistemas alternativos, con la misma efectividad y amigables con el medio ambiente.

Por otra parte, la esterilización por autoclave resulta un procedimiento de amplia aplicación, conocido, con muy bajo impacto ambiental y una amplia aceptación tanto por las instituciones como por la sociedad.
Proceso de tratamiento de residuos hospitalarios

RECOLECCIÓN

Las clínicas, hospitales, laboratorios, veterinarias, etc. depositan los residuos en tarrinas plásticas identificadas con código de barras. La recolección de éstas tarrinas llenas con residuos contaminantes se realiza en camiones especialmente acondicionados con personal debidamente entrenado para asegurar la correcta manipulación de los mismos.

Estas tarrinas son repuestas en cada visita para mantener un stock adecuado a las necesidades de cada cliente.

Con el fin de poder controlar en forma eficaz la generación de residuos se han establecido protocolos que suministran la información necesaria para poder obtener los datos de generación, cantidad de visitas, y tarrinas transportadas y entregadas en planta.

RECEPCION EN PLANTA

Los residuos llegan a planta en las tarrinas plásticas herméticamente cerradas y su ingreso es registrado mediante un lector de código de barras.

Estos ingresos quedan integrados en una base de datos donde se almacena la procedencia y cantidad (volumen y peso) de los residuos por generador, el camión en el que llegó, el funcionario que la descargó, y la fecha y hora del evento.

Las tarrinas luego de descargadas son llevadas hasta el lavadero donde son lavadas y desinfectadas con agua a alta presión y ozono con lo cual se obtiene un envase libre de contaminantes y se evita el uso de productos químicos.
Antes de ser cargadas nuevamente en los camiones estos son lavados por el mismo procedimiento y todos los efluentes son conducidos a la planta de tratamiento.

Porque se usan los códigos de barras? Porque de esta manera se obtiene la trazabilidad de cualquiera de las tarrinas utilizadas y así constatar la generación de cada una de las instituciones donde se recoge, así como los residuos de cada uno de los sub-centros correspondientes. Este programa permite obtener la trazabilidad absoluta de cada una de las tarrinas, brindándole a las autoridades y a las instituciones las garantías necesarias del correcto tratamiento de los residuos

TRATAMIENTO

El tratamiento se realiza mediante la esterilización con vapor saturado a más de 150ºC y más de 4 bar de presión, logrando de esta manera la destrucción de todas las formas de vida incluyendo los virus.-

Los objetivos del tratamiento son eliminar el potencial infeccioso previo a la disposición final, reducir el volumen, volver irreconocibles los desechos de cirugía e impedir la reutilización de diversos artículos.

La literatura existente indica que se considera suficiente el mantenimiento de 122ºC durante 20 minutos. En virtud de los márgenes de seguridad de la empresa para asegurar la esterilización de los residuos en cualquier

condición se ha optado por someterlos a un proceso de vacío para luego exponerlos a más temperatura durante más tiempo para asegurar la eliminación de cualquier posible potencial infeccioso.

Los residuos así tratados experimentan una reducción de volumen del orden de 50 % y como resultado final se obtienen residuos esterilizados sin potencial infeccioso que pueden ser dispuestos como residuos urbanos y tratados como tales en vertederos autorizados para el tratamiento de residuos sólidos urbanos.

CONTROLES DEL PROCESO

Cada proceso es controlado por varios sistemas: físico-químicos, biológicos e informáticos.

La verificación físico-química de que se llega a la temperatura especificada se realiza en cada proceso mediante indicadores que se colocan en el interior de los carros en el centro de los residuos, y que mediante un cambio de color certifican el éxito del proceso.

La evaluación biológica del sistema se realiza mediante indicadores biológicos con Bacilus Steartremophilus, que es el organismo vivo que resiste las más altas temperaturas y es usado internacionalmente como patrón para evaluar las esterilizaciones por autoclavado. Las cápsulas que contienen a este indicador se introducen en el interior de los carros y luego del proceso se realizan los cultivos en el laboratorio correspondiente a fin de cerciorarse de la muerte total de los referidos indicadores.

La verificación informática se realiza en forma central mediante programas específicamente desarrollados que detectan cualquier anomalía en el funcionamiento de los equipos y reinician el ciclo una vez solucionado el problema sin permitir la retirada de los residuos hasta tanto no se realice un ciclo completo.

DISPOSICIÓN FINAL

Luego de completarse el proceso, los carros de acero inoxidable con los residuos se extraen del autoclave y son llevados en hacia el sistema de descarga que vuelca el contenido sobre un camión que los transporta hasta el relleno sanitario donde son depositados y tapados diariamente con arcilla para evitar la proliferación de insectos y olores.

La disposición de este tipo de residuos en rellenos sanitarios tienen un impacto insignificante en el medioambiente ya que su potencial infeccioso pasa a ser infinitamente menor que el de los residuos sólidos urbanos.

TRATAMIENTO DE EFLUENTES

Los efluentes producidos son tratados mediante un proceso físico químico que incluye floculación, filtración, aireación, ozonización, etc. para obtener así agua apta a ser reutilizada en el proceso, consiguiendo de esta forma la conservación de los recursos naturales.

Como ha quedado demostrado en varias oportunidades, el departamento de investigación y desarrollo tecnológico ha posibilitado la formación de un equipo capaz de estudiar, diseñar, desarrollar y montar una planta llave en mano en un período de aproximadamente 120 días.

Esto es posible gracias a la estandarización de nuestros equipos que permite elaborar cada proyecto en forma modular con el fin de poder realizarlo en el menor tiempo posible